¿Qué sabe acerca del Sacramental Agnus Dei?

Según la Real Academia Española de la Lengua, un Agnus Dei o agnusdéi es un objeto de devoción que consiste en una lámina de cera impresa con alguna imagen, bendecida y consagrada por el Papa ... Pero, ¿cuál es realmente su origen, significado y utilidad? ?

Sin duda, es el sacramental más antiguo de la Iglesia, porque algunos relatos históricos se remontan a su existencia en el siglo VI. Su propio nombre Agnus Dei, viene del latín y significa Cordero de Dios, siendo este un disco de cera sagrada impreso con la figura del cordero. La cera utilizada para estos relicarios fue hecha con la cera que quedó de la vela Pascual del año anterior, ungida y bendecida con el Santo Crisma por el Papa. Su tamaño puede ser de un amplio margen ya que son de 3 centímetros a 25.

Una de las caras siempre muestra el cordero sobre el libro cerrado con siete sellos, con la cruz y sosteniendo la bandera de la Resurrección, el otro puede variar porque generalmente representa a uno o más santos, y de cada lado el nombre del Papa reinante , o incluso una imagen del Papa mismo.

Aunque el origen del Agnus Dei se ha perdido a lo largo de la historia, lo más posible y creíble es que son un sustituto cristiano de los amuletos y talismanes paganos. Muy posiblemente, estos relicarios estaban destinados a evitar que los demonios entren en las almas de quienes los llevaron y atraerlos de esta manera a la luz de Cristo. Por lo tanto, en lugar de creer en algún tipo de magia difusa, se les dio un Agnus Dei para salvarse y protegerse de los espíritus malignos.

Como ya hemos comentado antes, podemos situar el comienzo de los pretextos del Agnus Dei al alrededor del siglo V-VI, remontándonos a la época cuando Roma finalmente se hizo una capital cristiana. Desde el tiempo de Amalario en el s. IX en adelante, nos encontramos con numerosas referencias a estos relicarios y sus facultades. En cambio, la primera mención historica de este tipo de este sacramental tan populares remonta a los al año 510, donde sea describen como hechas con los restos de las velas pascuales del año anterior, en el que Ennoldius hace referencia directa a ellas y explica que eran usadas como como protección contra las plagas y a todo aquello que fuese contrario a la fe de los creyentes. La costumbre era que los Papas los entregasen como presente a monarcas, personalidades de la sociedad de la época… Estos a su vez lo partían en varios trozos para que sus amigos, familiares y allegados pudiesen beneficiarse también de la protección del mismo.

Nuestra tienda de antigüedades en Madrid cuenta con uno de estos Sacramentos Agnus Dei, pero de unas características únicas. Se trata de un importante marco-relicario en plata montado con amatistas, esmeraldas y vidrio azul simulando zafiros, enmarcando una cera papal con el Cordero Místico, fechado en 1725 y proveniente del Virreinato del Perú. Muy seguramente se trataría de algún regalo del Papa a alguna familia noble de la colonia española, donde trocearían el sello papal, por la razón que comentábamos anteriormente.

El sello de cera tiene forma ovalada con unas medidas 16 x 13 cm (33 x 24 cm con marco), por lo que es un ejemplar de gran tamaño comparado con el resto de sellos papales que se conservan. Además el mismo está trozeado y restaurado, posiblemente desde su época.

Tradicionalmente los Agnus Deis eran consagrados sólo durante el primer año de pontificado de un papa, y luego otra vez cada siete años. Después de que los fragmentos de las velas Pascuales eran recogidos de las iglesias de Roma, se fundían y se vertían en moldes. Luego eran entregados al Papa que los sumergía en agua que había sido bendecida y mezclada con el bálsamo y el crisma. Tras esto, el Santo Padre rezaba sobre ellos, pidiendo a Dios impartir a todos aquellos a quienes les iba a ser dado los Agnus Deis, una fe verdadera y una sincera piedad.